Skip to main content

Cuidar de la piel de tu cuerpo no es sencillo. Hay muchas posibilidades de que el cuidado de tu cuerpo sea ignorado u olvidado, pero eso no significa que sea difícil proteger su dermis.

La piel es el órgano del cuerpo más grande y por ende necesita más tiempo y atención. Además de actuar como una barrera para proteger tus órganos internos, la piel funciona como un regulador de la temperatura corporal y ayuda a mantener las infecciones bajo control e incluso indica la presencia de un problema profundo o más grave. En definitiva, una buena rutina del cuidado del cuerpo es esencial para tener una buena salud en general.

Cuidado del cuerpo

La piel del cuerpo que está sana estará feliz y por tanto te mantendrá a ti también contento. Y la forma de mantener la piel saludable es conservándola limpia y cuidándola.

Una piel bonita y sana requiere un cuidado diario.

Seguir un tratamiento de rutina corporal mantendrá tu piel suave, flexible y radiante. Estos son algunos de los pasos que deberías seguir.

  • Protección: Una regla dorada a seguir es no tomar el sol sin protección. Un buen protector solar con el correcto SPF (Factor de Protección Solar) puede proteger tu piel del sol y prevenir arrugas y un aspecto áspero y seco en tu piel. Si estás fuera de casa durante un tiempo vuelve a aplicarte la crema a lo largo del día e intenta estar alejado del sol cuando más calienta.
  • Productos: Determina tu tipo de piel y elige productos de baño y cuidado corporal que satisfagan y atiendan tus necesidades. Los productos suaves que limpian el cuerpo sin secar la piel son fundamentales, así como los que hidratan, según el nivel de sequedad de tu dermis. Las lociones y cremas pueden servir para diferentes propósitos, así que elige el que más te convenga.
  • La hora del baño: Los largos baños calientes deshidratan el cuerpo mientras quitan los aceites naturales de la piel y una ducha de agua tibia la limpiará sin secarla. También puedes permitirte meterte en la bañera ocasionalmente, pero ten cuidado con la temperatura del agua, que no esté muy caliente, y no te remojes durante mucho tiempo.
  • Sécate: La mayoría del tiempo tendemos a restregar la piel seca después de una ducha. Esto es perjudicial porque frotar crea una fricción que seca la piel. Sécate siempre con una toalla suave.
  • Prepárate: Una piel sana es un reflejo de un cuerpo sano. Cuidar del cuerpo desde dentro tendrá un efecto inmediato en el exterior. Bebe suficiente agua, come sano para mantener tu piel suave y radiante, duerme lo suficiente y evita malos hábitos como fumar.

Rutina de cuidado corporal

Una buena rutina de cuidado corporal comprende 3 pasos básicos: limpieza, cuidado y protección.

Limpiar la piel elimina la suciedad, el sebo, el sudor y otros residuos de la dermis. Esto mantiene las bacterias y otras infecciones alejadas, evitando problemas como el acné y los eccemas. Los productos de baño de calidad te ayudarán a limpiar y cuidar de la piel de tu cuerpo.

Los artículos de cuidado corporal como la protección solar, las cremas hidratantes y las lociones, ayudan a hidratar el cuerpo e incluso tratan problemas concretos del cutis como pudiera ser la sequedad. Áreas sensibles del cuerpo como las manos, los pies, las axilas y el cuero cabelludo necesitan un cuidado adicional.

Productos de Johnsons para el cuidado corporal

Y finalmente, para mantener la piel con un aspecto y una sensación estupenda, necesitas mantenerla protegida. Los productos de tratamientos corporal ayudan a mantener la piel a salvo de elementos estresantes.

Torna in alto